La actividad no es peor que en el kirchnerismo, pero el empleo y la confianza caen porque no hay cambios de fondo. Es lo fiscal lo que mata la inversión y el crecimiento
Archivo:
Material disponible para suscriptores.